Flammin y un gran número de otros escritores cuentan la historia de una joven de noble rango llamada Alexandra, que había sido milagrosamente convertida e inscrita por Santo Domingo en la Cofradía del Rosario.

Después de su muerte, ella se le apareció y le dijo que había sido condenada a setecientos años en el purgatorio a causa de sus propios pecados y de aquellos que había causado que otros cometieran por sus costumbres mundanas. Entonces ella le suplicó que aliviara sus penas con sus oraciones y que pidiera a los miembros de la Cofradía que rezaran por el mismo fin. Santo Domingo hizo lo que le había pedido.

Dos semanas más tarde, ella se le apareció, más radiante que el sol, y fue rápidamente liberada del purgatorio por las oraciones de los miembros de la Cofradía. También le dijo a Santo Domingo que había venido en nombre de las almas del purgatorio para rogarle que continuara predicando el Rosario y pedirles a sus parientes que les ofrecieran sus rosarios, y que los recompensarían abundantemente cuando entraran en la gloria.

Te puede interesar:

Fuentes: rezoelrosario.com